Abandono del régimen de minidevaluaciones

A partir de los años noventa, la tendencia internacional en cuanto a la política cambiaria muestra un creciente abandono de los regímenes intermedios y una preferencia hacia la adopción de sistemas más extremos tanto de fijación como de flotación. En concordancia con esa tendencia, el Banco Central de Costa Rica venía evaluando, como parte de sus funciones, la idoneidad tanto el régimen monetario como el sistema cambiario que aplicaba para lograr sus objetivos. Así, en una serie de investigaciones realizadas en años recientes se han estudiado distintos esquemas cambiarios, valorando su idoneidad para el caso costarricense, a saber: el sistema flexible, el régimen de bandas, la caja de conversión, la dolarización oficial e incluso la posibilidad de……

La conclusión general que se destacó en esos estudios es que al país no le convenía establecer mecanismos más rígidos que las minidevaluaciones como podrían haber sido la dolarización plena o la caja de conversión, y sí tender hacia una mayor flexibilidad, reduciendo el grado de control cambiario del Banco Central y aumentando la participación del mercado en la determinación del tipo de cambio.


Esta conclusión es consistente en términos de la coherencia que ha de existir entre la política monetaria y el régimen cambiario que se ha mencionado con detalle en algunas ediciones del Informe de Inflación del Banco Central, conocido como la “trinidad imposible”15. Este término se refiere a la imposibilidad de lograr, en la actual coyuntura internacional de una elevada movilidad de capitales, en forma simultánea independencia monetaria, en el sentido de utilizar la tasa de interés para reducir presiones inflacionarias, estabilidad del tipo de cambio e integración financiera con el resto del mundo.

De esta forma, dada la evidencia internacional de que para promover la estabilidad y con ello el crecimiento económico, es necesario que el Banco Central cuente con independencia monetaria y que exista una elevada integración financiera con el resto del mundo; es necesario adoptar un esquema cambiario más flexible.

El porqué de un nuevo régimen monetario
En el caso de Costa Rica, la preocupación por la estabilidad de precios como objetivo fundamental de la política monetaria se establece en la Ley Orgánica del Banco Central N° 7558 de noviembre de 1995, la cual definió entre sus principales objetivos la estabilidad interna y externa de la moneda nacional. Para alcanzar ese fin el Banco Central debe contar con una estrategia de política de largo plazo, apoyada por una estructura analítica con herramientas claves que le permitan, un conocimiento de los efectos de la política monetaria, del mecanismo de transmisión y los rezagos con que esta opera. Paralelo a ello, es necesario también lograr una adecuada interpretación del entorno macroeconómico y de la dinámica de la inflación.

Si bien hasta el 2003, el país hizo progresos importantes en cuanto al control de la inflación, estos no fueron suficientes para llevar el crecimiento de los precios hacia niveles más cercanos a los estándares internacionales. Por tal motivo, el Banco Central comenzó a valorar el migrar hacia una estrategia de meta explícita de inflación (“inflation targeting”), esquema aplicado, durante los últimos diecisiete años alrededor del mundo, tanto en países industrializados como en economías emergentes16.

Esta estrategia consiste en el reconocimiento explícito de que el principal propósito de la política monetaria de largo plazo es el logro de niveles de inflación bajos y estables. El Banco Central anuncia oficialmente al público las metas cuantitativas para la tasa de inflación para un horizonte de dos o más años. Otros elementos importantes que caracterizan este esquema son: un esfuerzo para comunicar al público los planes y objetivos de la autoridad monetaria y, en muchos casos, los mecanismos que fortalezcan el compromiso del banco central en el logro del control de la inflación17.

Ahora bien, la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, sustentada en varios estudios e investigaciones desarrolladas por la Institución para determinar cual sería el sistema monetario 8 más adecuado para Costa Rica, aprobó en Sesión 5229-2005 del 5 de enero de 2005 el Proyecto Estratégico “Enfoque de Meta Explícita de Inflación para Costa Rica” como parte de su Plan Estratégico Maestro 2005-2009, el cual tiene como objetivo implementar un sistema monetario de metas de inflación como medio para realizar una mejor gestión de la política monetaria en aras de lograr tasas de inflación bajas y estables en un mediano plazo, en concordancia con el objetivo esencial asignado al Banco Central.

Los esquemas monetarios de metas de inflación exigen el compromiso explícito del Banco Central con la meta de inflación anunciada de manera que queden supeditados a ésta cualesquiera otros objetivos. En particular, una precondición fundamental es la ausencia de compromisos con algún nivel o sendero de valores del tipo de cambio en procura de aumentar el control y la efectividad de los instrumentos de política monetaria para el combate de la inflación. De esta forma, la decisión de flexibilizar el régimen cambiario debe visualizarse en todo momento en el marco del proyecto estratégico institucional orientado a implementar en un mediano plazo un régimen monetario de metas de inflación.

En este sentido cuanta mayor efectividad se le quiera conferir a la política monetaria para controlar la inflación, mayor debe ser el grado de flexibilidad en la determinación del tipo de cambio. Con ese propósito, la estrategia que ha diseñando el Banco Central parte, como guía esencial, de tres premisas básicas: flexibilidad, gradualidad y transparencia. La flexibilidad cambiaria se busca por ser el medio que permitirá que el Banco aumente el control monetario con el fin de lograr una menor inflación. La gradualidad daría la oportunidad a las familias, las empresas, los bancos y al gobierno de ir adaptando la toma de decisiones de inversión y de endeudamiento en un ambiente en el que el precio del dólar puede aumentar o disminuir en plazos cortos. Finalmente, la transparencia procura estrechar la comunicación del Banco con el público a fin de enterarlo de los propósitos de las acciones que realiza como antesala del esquema de metas de inflación.

El régimen de banda cambiaria
Durante los últimos años, en los Informes de Inflación, en medios de comunicación colectiva y en el sitio Web, el Banco Central desplegó una intensa labor de difusión de sus planes de migrar hacia un régimen monetario de metas de inflación y hacia un sistema de banda cambiaria como transición para implementar un esquema de flotación administrada en un mediano plazo. El esquema de banda cambiaria corresponde a un régimen de política cambiaria, en que el Banco Central se compromete a mantener el tipo de cambio entre ciertos límites preestablecidos, dentro de los cuales se permite que la cotización de la moneda extranjera en el mercado mayorista fluctúe libremente. Así el Banco establece un límite superior (techo) y uno inferior (piso); cuando el precio del dólar alcanza alguno de esos valores, interviene ya sea vendiendo dólares si el tipo de cambio alcanza el techo, o comprándolos si alcanza el piso de la banda.9

Entre las ventajas que se señalan a este esquema cambiario están:
Da cierta autonomía a la política monetaria, siempre y cuando el precio de la divisa se sitúedentro de la banda, pues la autoridad monetaria dispone entonces de algún grado de libertad para hacer política monetaria con el objeto de afectar la demanda agregada18.

El tipo de cambio tiene un poco más de flexibilidad para responder a choques internos y externos lo que reduce los probables efectos adversos sobre la asignación de los recursos de otros sistemas de administración cambiaria.
Brinda estabilidad y ancla las expectativas cambiarias de mediano plazo, ya que la intervención de la banca central para mantener el valor de la divisa dentro de ciertos límites, permite una menor variabilidad del tipo de cambio nominal lo que da estabilidad al tipo de cambio real y a los precios internos.
Desestimula los movimientos especulativos de capital al generar mayor volatilidad del tipo de cambio (con respecto al régimen de fijación puro o deslizante), lo que introduce un mayor riesgo a las inversiones financieras externas de corto plazo puesto que dificulta predecir el valor futuro de la divisa.

Ahora bien, una banda estrecha reduce las posibilidades de variación cambiaria pero obliga a la autoridad monetaria a intervenir más activamente cambiando moneda extranjera por moneda local, lo que contribuye, cuando el mercado cambiario es superavitario, a expandir los medios de pago en la economía y a que se tenga que intervenir esterilizando la monetización, con los consecuentes costos financieros que implica ésta o bien, ante la presencia de faltantes de moneda extranjera, contraer la cantidad de dinero. En la medida que esa amplitud sea cada vez mayor la autoridad monetaria va a incrementar el control monetario a cambio de mayor posibilidad de fluctuación cambiaria.

En ese sentido cuando se inicia con una amplitud reducida, se prevé que existan pocas diferencias en la gestión del Banco y en el modo de operación del mercado cambiario con respecto a la situación que prevaleció durante las minidevaluaciones.

Desde el punto de vista operacional, en el régimen de banda cambiaria, el Banco Central continúa dando la señal de política cambiaria en el mercado mayorista, de manera que las entidades autorizadas mantengan los precios de la moneda extranjera dentro de los límites de la banda anunciada e influenciando por esa vía indirecta los precios del mercado final. Incluso, al principio, debido a la existencia de una banda angosta, el tipo de cambio en el mercado de intervención tendiera a igualarse ya sea al límite inferior, en caso de una situación superavitaria (como es el caso actual del mercado cambiario costarricense), o al límite superior, en caso de que fuera deficitario. Sin embargo, en la medida que el rango de flotación acotada se vaya ampliando en el tiempo, los tipos de cambio tenderán a mantenerse dentro de la banda reduciendo la necesidad de que la Institución intervenga comprando o vendiendo moneda extranjera.

Paulatinamente, el menor compromiso del Banco Central con el tipo de cambio debe ir acompañado de una mayor libertad para que las entidades operen en el mercado cambiario, para lo cual deben aumentarse sus posibilidades de incrementar o de reducir los saldos de posición propia en divisas de las entidades financieras.