La Organización de Naciones Unidas (ONU)


El término Naciones Unidas se pronunció por primera vez en plena Segunda Guerra Mundial por el entonces presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt, en la Declaración de las Naciones Unidas, el 1 de enero de 1942 como una alianza de 26 países en la que sus representantes se comprometieron a defender la Carta del Atlántico y para emplear sus recursos en la guerra contra el Eje Roma-Berlín-Tokio (Potencias del Eje).

La idea de la ONU fue elaborada en la declaración emitida en la conferencia de los aliados, celebrada en 1943, en Teheran. El entonces presidente de los Estados Unidos, sugirió el nombre de Naciones Unidas. De agosto a octubre de 1944, representantes de Francia, la República de China, el Reino Unido, los Estados Unidos y la Unión Soviética celebraron la conferencia de Dumbarton Oaks para esbozar los propósitos de la organización, sus miembros, los organismos, y las disposiciones para mantener la paz, seguridad y cooperación internacional.

El 25 de abril de 1945 se celebró la primera conferencia en San Francisco (la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional). Además de los gobiernos, fueron invitadas organizaciones no gubernamentales. El 26 de junio las 50 naciones representadas en la conferencia firmaron la Carta de las Naciones Unidas. Polonia, que no había estado representada en la conferencia, añadió su nombre más tarde entre los signatarios fundadores, para un total de 51 Estados.

La ONU comenzó su existencia el 24 de octubre siguiente, después de la ratificación de la Carta por la República de China, Francia, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos (EE.UU.) y la gran mayoría de los otros 46 miembros. El primer período de sesiones de la Asamblea General se celebró el 10 de enero de 1946 en Central Hall Westminster (Londres).

La Sociedad de Naciones se disolvió oficialmente el 18 de abril de 1946 y cedió su misión a las Naciones Unidas. En 1948 se proclama de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, uno de los logros más destacados de la ONU.

Los fundadores de la ONU tenían grandes esperanzas de que sirviera para prevenir nuevas guerras. Estos deseos no se han hecho realidad en muchos casos. Desde 1947 hasta 1991, la división del mundo en zonas hostiles durante la llamada guerra Fría hizo muy difícil este objetivo, debido al sistema de veto en el Consejo de Seguridad. Desde 1991 las misiones de paz de la ONU se han hecho más complejas abarcando aspectos no militares que asegurasen un adecuado funcionamiento de las instituciones civiles, como en las elecciones.

a) Caracteres especiales

  1. Naciones Unidas es la única organización internacional que tiene una clara vocación universal y fines generales.
  2. Su fin primordial es el mantenimiento de paz y seguridad internacional a través de una serie de medidas: Consejo de Seguridad. De este órgano se desprende el que "Los Estados NO miembros de la ONU están obligados a respetar las disposiciones de la Carta de San Francisco relativas al mantenimiento de paz y seguridad internacional". Esto no lo hace ningún tratado internacional, ya que estos sólo obligan a los Estados miembros de la organización internacional.


Algo tan importante no puede quedar a la libre determinación de los Estados, inspirado en el contexto histórico en que se creó la ONU, pues el mismo preámbulo de la Carta así lo expresa: "Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles,...."

b) Competencias de la ONU

Tiene competencias generales, pudiendo tratar cualquier materia que tenga un mínimo de contenido internacional.
Las competencias generales, principales son las siguientes:
  1. Mantenimiento de la paz y seguridad internacional.
  2. Fomento de las relaciones amistosas entre los pueblos.
  3. Fomento del arreglo pacífico de las controversias internacionales.
  4. Protección de los derechos humanos.
  5. Cooperación al desarrollo (aliviar la pobreza del tercer mundo).


Naciones tiene una regulación de las competencias en la Carta de San Francisco, pero por el principio teórico de las competencias implícitas, se desarrollan otras competencias que no están recogidas en la Carta; como por ejemplo, la protección del medio ambiente, que se intenta poner en relación con la cooperación al desarrollo. Así como aquellas llamadas a defender los derechos de sus funcionarios.

C) Propósitos y Principios de la ONU

Los propósitos se identifican con los objetivos y fines que relata el artículo primero de la Carta de las Naciones Unidas:
  1. Mantenimiento de la paz y Seguridad internacional. Todos los demás están relacionados directamente con este, ya que son medidas preventivas para conseguir el mantenimiento de la paz y evitar conflictos armados.
  2. Fomento de las relaciones amistosas entre los Estados.
  3. Desarrollar la cooperación internacional para subsanar los problemas económicos, sociales y culturales. Donde existan estos problemas se pueden producir conflictos armados.
  4. Fomentar el respeto a los derechos Humanos.
  5. Servir de foro donde se puede llevar a cabo medidas preventivas.


Los principios son las reglas por medio de las cuales la ONU tiende a conseguir sus propósitos.
Dichos principios se consideran principios rectores del derecho internacional, principios que deben ser respetados por todos los países (normas de derecho impositivo), no admiten derogación ni modificación por parte de los Estados. Esta "seriedad" le viene a dar, en definitiva, una cierta cohesión al ordenamiento internacional.
  1. Principio de PROHIBICIÓN de la amenaza o el uso de la fuerza armada contra la independencia política e integridad territorial de los Estados. Arreglo pacífico de controversias.
  2. Principio de NO INTERVENCIÓN en los asuntos internos de los Estados.
  3. Deber de COOPERACIÓN entre los Estados.
  4. Principio de la libre AUTODETERMINACIÓN de los pueblos.
  5. IGUALDAD soberana de todos los Estados Cumplimiento de buena fe de las obligaciones internacionales.
  6. PROTECCIÓN de los derechos humanos.
  7. AUTORIDAD sobre Estados no miembros.

D) Financiación

La financiación de las Naciones Unidas y sus agencias especializadas está asegurada por las contribuciones obligatorias de los estados miembros, y por las contribuciones voluntarias de organizaciones, empresas o particulares.

La Asamblea General establece en el presupuesto ordinario las contribuciones obligatorias durante dos años ($1,924,840,250 de dólares en 2006) y determina la aportación de cada miembro en base a la capacidad de pago de los países, calculado del ingreso nacional por habitante; no obstante, para mantener un nivel de independencia, el nivel máximo de contribución está fijado en el 22% (el nivel mínimo es un 0.01% del total). Es importante señalar que las contribuciones obligatorias no siempre son satisfechas por los países y conforme al artículo 19 de la Carta de las Naciones Unidas se le puede quitar el derecho al voto en la Asamblea General al Estado Miembro cuyos atrasos de pago igualen o superen la cantidad que debiera haber contribuido en los dos años anteriores.

Cuando la ONU se ve comprometida en misiones de paz en el mundo, esto supone un impacto importante en su presupuesto, dado el coste elevado de las intervenciones, y que explica que arrastre una deuda de más de 2,5 mil millones de dólares americanos. Los programas especiales (como UNICEF and PNUD-UNDP) no están incluidos en el presupuesto ordinario y se financian por contribuciones voluntarias de los gobiernos.

Objetivos y Actividades


Objetivos

Las finalidades manifestadas en el preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas son preservar a la humanidad de la guerra, reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el derecho internacional, y promover el progreso social.

Eventos internacionales

Cuando un tema es considerado particularmente importante, la Asamblea General puede convocar una conferencia internacional para centrar atención global y construir un consenso para una acción unificada. Un ejemplo sería la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Cumbre de la Tierra), del 3 de junio al 14 de junio de 1992, cuyos acuerdos dieron lugar a la adopción del programa Agenda 21 por 179 países.

En este mismo sentido de centrar la atención en temas importantes de interés internacional, la ONU declara celebraciones internacionales, como días, años... para promover, movilizar y coordinar eventos en todo el mundo.

Derechos humanos

La preocupación por los derechos humanos fue una de las razones principales para la creación de las Naciones Unidas. Las atrocidades y el genocidio de la Segunda Guerra Mundial contribuyeron a un consenso para que la nueva organización debiera trabajar para prevenir tragedias similares en el futuro. En este sentido se creó un marco jurídico para considerar y actuaba sobre quejas referidas a violaciones de los derechos humanos.

La Carta de la ONU (arts. 55 y 56) obliga a todos sus miembros a promover "el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos" y para tomar "medidas conjunta o separadamente, en cooperación con la Organización" para tal fin. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aunque no legalmente vinculante, fue adoptada por la Asamblea General en 1948 como un patrón de realización para todos; y consecuentemente, la Asamblea se ocupa regularmente de las cuestiones referidas a los derechos humanos.

El 15 de marzo de 2006 la Asamblea General de la ONU votó de forma abrumadora para sustituir la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNCHR) por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Su propósito es tratar violaciones de los derechos humanos. El UNCHR había sido criticado en varias ocasiones por los miembros que la componían, concretamente, varios de sus miembros, como Sudán o Libia, poseían un dudoso historial de respeto de los derechos humanos, incluyendo a los representantes elegidos para presidir la comisión.

Actualmente hay siete organismos de Carta Internacional de Derechos Humanos, que incluyen al Comité de Derechos Humanos (HRC) y al Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW). El soporte de la Secretaría General se proporciona a través de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), excepto del CEDAW, que lo recibe de la División para el Adelanto de la Mujer (DAW).

Las Naciones Unidas y sus agencias son fundamentales en mantener y aplicar los principios en emanados de la Declaración universal de los Derechos Humanos; por ejemplo, el apoyo de la ONU para los países en transición a la democracia ha contribuido significativamente a la democratización por todo el mundo, y se ha manifestado en la asistencia técnica para posibilitar elecciones libres y justas, en mejorar las estructuras judiciales, en redactar constituciones, en formar funcionarios, o en transformar los movimientos armados en partidos políticos. Esto se ha visto recientemente en Afganistán y Timor Oriental.

Naciones Unidas es también un foro para apoyar los derechos de la mujer para participar plenamente en la vida política, económica y social de sus países. La ONU contribuye a elevar el significado del concepto de derechos humanos a través de sus tratados y su atención a los abusos específicos con sus resoluciones de la Asamblea General o del Consejo de Seguridad o los fallos de la Corte Internacional de Justicia (ICJ).

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio ya aparecen en la Declaración del Milenio, adoptada por la Asamblea General y firmada por 189 países miembros de la ONU el 8 de septiembre de 2000, tras la Cumbre del Milenio; y en este sentido, en la Cumbre mundial de 2005 (14-16 de septiembre de 2005), los representantes de los entonces 191 miembros de la ONU, los reafirmaron como ocho objetivos a alcanzar para el año 2015.
Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre
Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal
Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.
Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil.
Objetivo 5: Mejorar la salud materna.
Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.
naciones.jpg


El UNCTAD


Qué es la UNCTAD

La UNCTAD, creada en 1964, promueve la integración de los países en desarrollo en la economía mundial dentro de un marco propicio para el desarrollo. La organización ha evolucionado gradualmente hasta llegar a convertirse en una autoridad basada en el conocimiento, cuya labor tiene por objeto orientar los debates actuales sobre las políticas y la reflexión en materia de desarrollo, velando especialmente por que las políticas nacionales y la acción internacional se complementen mutuamente para lograr un desarrollo sostenible.

Para cumplir este mandato la organización desempeña tres funciones claves:
  1. Actúa como un foro de deliberaciones inter-gubernamentales que recibe la aportación de las consultas con expertos, así como de diversos intercambios de experiencias, y que apunta a la creación de consenso.
  2. Lleva a cabo investigaciones, analiza políticas y reúne datos para las deliberaciones entre los expertos y los representantes de los gobiernos.
  3. Ofrece asistencia técnica adaptada a las necesidades específicas de los países en desarrollo, prestando especial atención a las necesidades de los países menos adelantados y de los países con economías en transición. Cuando es necesario, la UNCTAD coopera con otras organizaciones y países donantes en la prestación de asistencia técnica.

En cumplimiento de sus funciones, la secretaría colabora con los gobiernos de los estados miembros que interactúan con diversas organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y con las comisiones regionales, así como con instituciones gubernamentales, organizaciones no gubernamentales, el sector privado, incluidas asociaciones comerciales e industriales, y con institutos de investigación y universidades de todo el mundo.

Del complejo entramado que compone el Sistema de las Naciones Unidas vamos a revisar sucintamente las tres organizaciones de mayor responsabilidad y prestigio en la cooperación para el comercio y el desarrollo económico: la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), las Comisiones Económicas Regionales, en concreto, la CEPAL y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Sus fines no son albergar negociaciones sino servir de cauce a propuestas que se trasmitirán posteriormente a otros organismos como el GATT y el FMI. Su mayor éxito en los primeros años de funcionamiento fue la propuesta del Sistema Generalizado de Preferencias de 1971 que consiguió que fuese aceptado por el GATT. Sin embargo, el abrumador peso que en ella tienen los países subdesarrollados junto con sus métodos asamblearios de funcionamiento disminuían su eficacia haciendo que casi siempre sus propuestas no pasasen de ser denuncias inútiles o exigencias a los países industrializados imposibles de llevar a la práctica.



En la última década la UNCTAD ha reformado profundamente sus métodos de trabajo: el número de asambleas celebradas se ha reducido, se ha redefinido el programa de trabajo, se ha reestructurado y simplificado la secretaría y el sistema de funcionamiento, consiguiendo en definitiva una gestión administrativa mucho más ágil y eficaz. La organización ha evolucionado gradualmente hasta llegar a convertirse en una autoridad basada en el conocimiento, cuya labor tiene por objeto orientar los debates actuales sobre las políticas y la reflexión en materia de desarrollo, velando especialmente por que las políticas nacionales y la acción internacional se complementen mutuamente para lograr un desarrollo sostenible.

verso.gif

En la actualidad, la UNCTAD desempeña tres funciones claves:

  • Actúa como un foro de deliberaciones intergubernamentales que recibe la aportación de las consultas con expertos, así como de diversos intercambios de experiencias, y que apunta a la creación de consenso.
  • Lleva a cabo investigaciones, analiza políticas y reúne datos para las deliberaciones entre los expertos y los representantes de los gobiernos.
  • Ofrece asistencia técnica adaptada a las necesidades específicas de los países en desarrollo, prestando especial atención a las necesidades de los países menos adelantados y de los países con economías en transición. Cuando es necesario, la UNCTAD coopera con otras organizaciones y países donantes en la prestación de asistencia técnica.

Sus principales actividades se centran en

  • Comercio y productos básicos, fomentando la integración en el comercio internacional de los países en desarrollo.
  • Inversión, tecnología y fomento de la empresa, asesorando e impulsando las inversiones en los países en desarrollo.
  • Políticas macroeconómicas, deuda y financiación del desarrollo
  • Transporte, aduanas y tecnología de la información
  • Programa Especial sobre los Países Menos Adelantados, los Países en Desarrollo sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

Comercio internacional y productos básicos


El objetivo de los programas de la UNCTAD sobre el comercio internacional es fomentar el desarrollo de los países en desarrollo mediante el comercio internacional; ofrece apoyo para que esos países participen en las negociaciones comerciales e internacionales; aumentar la capacidad del sector de servicios de los países en desarrollo, fomentar la integración del comercio, el medio ambiente y el desarrollo; analizar las cuestiones relacionadas con el derecho de la competencia, la política económica y el desarrollo, e intensificar la contribución del sector de los productos básicos al desarrollo por medio de la diversificación y la gestión del riesgo.

El intercambio desigual es uno de los problemas que padecen los países subdesarrollados que revela con mayor crudeza la prepotencia con que actúan las naciones industrializadas en las negociaciones económicas internacionales. Las relaciones de intercambio comercial entre esos dos grupos de países están marcadas por la inequidad puesto que los precios de los productos de uno y otro bando se fijan, prácticamente, por uno solo de ellos.

Incluso, como han señalado algunos economistas, muchas de las manufacturas que exportan los países ricos se venden a precios tan elevados que multiplican varias veces su costo de producción, pero que nadie está en condiciones de discutir porque el Tercer Mundo carece de la tecnología y el capital necesarios para producir esos artículos industriales.

Mientras tanto, las materias primas y productos básicos que exportan las naciones de la periferia (Asia, África y América Latina) compiten entre sí en los mercados de los países desarrollados y bajo la presión de clientes usureros que buscan lucrar con las calamidades y contradicciones de los suministradores..

De esta manera, la oferta de manufacturas es manejada por las grandes corporaciones que producen la mayor parte de las mercancías destinadas a la exportación, en tanto que los minerales, las frutas, el azúcar, el café y otros tantos productos básicos se comercializan a través de firmas intermediarias que cobran generosas comisiones o se entregan a precios deprimidos ante la urgencia de obtener divisas que afrontan las economías más débiles.

Las raíces del problema El intercambio desigual fue puesto en la mesa de las negociaciones internacionales por un eminente economista latinoamericano, Raúl Prebisch, quien en los años 50 del siglo pasado estudió este fenómeno y proporcionó los argumentos técnicos indispensables para que los países subdesarrollados pudieran exigir un trato más justo en las relaciones comerciales.

Raúl Prebisch
Raúl Prebisch
Desde su puesto de secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y, más tarde, como secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Prebisch trabajó en favor de la firma de convenios de productos básicos que promoviesen la estabilización de los precios y el ordenamiento de la oferta y la demanda.


Uno de sus mayores éxitos en este aspecto lo constituyó el Convenio Internacional del Azúcar de 1968, al cual hizo una importante contribución la delegación de Cuba encabezada por el entonces presidente del Banco Nacional y experto en mercado azucarero, Raúl León Torras.

Con el fin de viabilizar la firma del acuerdo, Cuba ajustó su cuota de exportación de azúcar al mercado libre mundial a los cupos de ventas por país que propuso Prebisch y con su ejemplo desarmó las ambiciones expansionistas de otros productores, incluso países desarrollados, lo que permitió llegar a un feliz término en las negociaciones llevadas a cabo en Ginebra.

Altibajos de los precios El convenio del azúcar, así como otros relativos a productos básicos, estableció una franja de precios que regulaba el volumen de exportación. Cuando las cotizaciones bajaban del nivel mínimo se autorizaba un aumento de la oferta y si ocurría lo contrario, se debía reducir la disponibilidad del dulce en el mercado para moderar el alza.

Este tipo de acuerdos contó con el respaldo mayoritario de la comunidad internacional como el método más efectivo para estabilizar los precios, aunque no estuvo exento de algunas crisis motivadas por los intereses contrapuestos de productores y consumidores.

Sin embargo, la ofensiva neoliberal desatada en los años 80 del siglo pasado por los países industrializados, principalmente Estados Unidos y Gran Bretaña, provocó la caída de los convenios de productos básicos y otros mecanismos defensivos creados en las décadas anteriores para amortiguar las pérdidas causadas a los países subdesarrollados por el intercambio desigual.

En nombre del libre comercio, las naciones ricas impusieron la apertura de los mercados y la supresión de cualquier medida de beneficio a los productores del Tercer Mundo que pudiese afectar, a su juicio, el flujo de mercancías basado en los dictados de la oferta y la demanda.

Realmente, Estados Unidos y la Unión Europea mantuvieron su política proteccionista en favor de los agricultores locales y en cuanto a los productos manufacturados han rebajado parcialmente algunos aranceles, lo cual dificulta el acceso de terceros países a sus mercados restringidos. Desigualdad al cuadrado los analistas del comercio internacional calculan que el intercambio desigual causa anualmente una pérdida de 100 mil millones de dólares a los países en desarrollo.

Otros estudios han revelado que las pérdidas no solo se originan por el desequilibrio de los términos de intercambio, sino que también se deben a la subvaluación crónica que padecen las monedas de los países periféricos.

Gernot Köhler, investigador germano-canadiense especializado en temas socioeconómicos, realizó un examen muy original de los reportes anuales del Banco Mundial sobre comercio y finanzas internacionales mediante el cual demostró que el sistema de tasas de cambio es uno de los mecanismos usados por los países de altos ingresos para extraer riquezas adicionales de los estados del Tercer Mundo.

Su examen partió del poder de compra de las monedas de uno y otro grupo de países con relación a una similar canasta de productos y la encuesta arrojó que en 1995 las monedas de las naciones pobres estaban subvaluadas en 2,4 veces si se comparaban las tasas respectivas. En el plano del comercio internacional esto significa que las naciones periféricas perdieron en sus exportaciones de aquel año alrededor de 1,182 millones de dólares, suma que representaba aproximadamente el 24% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Para los países ricos, que Köhler identifica como los miembros de la Organización Económica de Cooperación y Desarrollo (OECD), la subvaluación de las monedas tercermundistas les proporcionó una ganancia no registrada del 8% de su PIB.

Sin asidero para las ilusiones Con la desaparición de los acuerdos alcanzados en la ONU como apoyo a las economías de los países subdesarrollados, los precios de los productos básicos entraron en un largo ciclo de bajas (excepto el del petróleo) del cual sólo algunos han podido recuperarse parcialmente por efecto del crecimiento de la demanda en mercados emergentes, principalmente los de China e India.

No obstante, los expertos alertan que no hay indicios firmes para pensar que el problema se halla en vías de solución. "El reciente auge en los mercados de ciertos productos básicos -expresa el informe de la UNCTAD 2005- no significa el fin de la tendencia descendente a largo plazo y de la inestabilidad de los precios de la mayor parte de la producción primaria".

Incluso, si se consolidara un largo ciclo de bonanza, quedaría en pie un viejo obstáculo para que esta riqueza se revierta en beneficio pleno de los países que la producen.

Con la excepción de algunos gobiernos que practican una política soberana en materia económica, una parte considerable de las utilidades que se obtienen por la exportación de los productos básicos van a las arcas de las empresas transnacionales que las comercializan o al bolsillo de los grandes productores locales.

Pero ahí no termina la enajenación de los recursos financieros, ya que los beneficiarios suelen colocar sus ganancias en acciones de bolsas extranjeras o invertirlas en países de alto desarrollo.

El GATT


Conceptos y Antecedentes

La sigla GATT refleja el nombre en inglés del "Acuerdo General sobre Aranceles de Aduana y Comercio" (General Agreement on Tarife and Trade). Los antecedentes de este acuerdo, así como su existencia, hay que buscarlos en las distintas políticas comerciales llevadas a cabo por los diferentes países.

Ahora si entremos a explicar que fue lo que permitió la creación del GATT: La política librecambista -intercambios comerciales sin trabas- fue alentada por Inglaterra desde el primer tercio del siglo pasado, permitiendo a la industria de ese país alcanzar una posición destacada. La cúspide del librecambio se produce en las décadas de 1860 y 70, pero ya a partir de esta última, países europeos como Francia y Alemania adoptan medidas proteccionistas (aplicación de aranceles), con el fin de proteger su industria.

La polémica entre librecambio y proteccionismo continuó durante un período prolongado, y de la evolución de las relaciones económicas internacionales emergió, en el período comprendido entre las guerras mundiales el bilateralismo como política predominante.

Como consecuencia se produjo un entorpecimiento del comercio internacional debido a la rigidez que confirió tal sistema a los intercambios económicos; estos se rigieron por acuerdos entre naciones que fijaban las cantidades de producto comercializable (contingentes) y los aranceles aplicados fueron mas elevados. Paralelamente a esta evolución, gestada básicamente en Europa, Estados Unidos abogaba ya desde el fin de la primera guerra mundial por la supresión de las barreras económicas y el establecimiento de condiciones iguales para todas las naciones.

La defensa de este tipo de política se fue acentuando con el tiempo; portando argumentos a favor el hecho que según la interpretación de ese país, la segunda guerra mundial fue provocada en parte por las medidas proteccionistas adoptadas por los países europeos. Con el ánimo de dar un giro a la política comercial, acabado el conflicto bélico, Estados Unidos convoca una reunión internacional: La "Conferencia Internacional de Comercio y Empleo" que se desarrolla durante varios meses en Cuba y finaliza en marzo de 1948. Aunque los acuerdos finalmente propuestos, recogidos en la Carta de la Habana no llegaron a ser rubricados por los países participantes, el trabajo realizado en el marco de esta conferencia fue la base que contribuyó a concretar, aun antes que acabara, el Acuerdo General de Aranceles y Aduanas y comercio (GATT).
gatt-world2.jpg

Las cuatros reglas principales del GATT

Todo el edificio del sistema de comercio multilateral abierto y liberal del GATT descansa en cuatro reglas sencillas:

  • 1. Protección de las Ramas de Producción Nacionales Únicamente MedianteAranceles: Esta primera regla, al tiempo que reconoce la importancia de que los países miembros apliquen una política comercial abierta y liberal, les permite proteger la producción nacional frente a la competencia del extranjero siempre que tal protección se brinde únicamente mediante los aranceles y se mantenga en niveles bajos. A tal efecto se prohíbe que los países apliquen restricciones cuantitativas, salvo en casos especificados.

El ordenamiento jurídico creado por el GATT para lograr el objetivo que acaba de enunciarse es complejo, pero descansa en unas pocas reglas básicas sencillas. Aunque defendía el comercio liberal, el GATT reconocía que es natural que los países deseen proteger sus ramas de producción frente a la competencia extranjera. El principio de la protección arancelaria queda afianzado por disposiciones que prohíben aplicar restricciones cuantitativas a las importaciones; sin embargo esta regla tiene una excepción importante y que permite a los países que se encuentran con dificultades en la Balanza de Pagos (PB) restringir las importaciones para salvaguardar su posición financiera exterior.

  • 2. Reducción y Consolidación de los Aranceles: Esta regla apunta a la reducción y eliminación en el marco de negociaciones multilaterales, de los obstáculos arancelarios y de otra índole al comercio. Los derechos así reducidos se incluyen en la lista de concesiones de cada país. Se dice que los tipos arancelarios que figuran en estas listas son tipos consolidados.

Los países tienen la obligación de no aumentar los aranceles por encima de los tipos consolidados que figuran en sus listas. El principio básico que regula tales concesiones es el llamado de la reciprocidad y la ventaja mutua. El país que solicita un mejor acceso a los mercados de otros países mediante supresiones arancelarias o la supresión de otras barreras debe estar dispuesto a hacer concesiones que los demás países consideren ventajosas y de igual valor a las que ellos hacen. Los países que han alcanzado etapas más avanzadas de desarrollo están obligados a hacer contribuciones y concesiones en forma de reducciones y consolidaciones arancelarias mayores que los que se encuentran a niveles más bajos de crecimiento económico.

  • 3. El Comercio al Amparo de la Cláusula de la Nación mas Favorecida: Cada país debe llevar su comercio sin discriminar entre los países de los que importa bienes o a los que exporta productos. Esta norma se consagra en el principio de la Nación Más Favorecida (NMF). Se admite una excepción en el caso de los acuerdos regionales preferenciales. En palabras más sencillas, significa que un país miembro si otorga a otro una ventaja arancelaria o de otra índole respecto de un producto debe de manera inmediata e incondicional extenderla al producto similar de otros países.

La obligación de otorgar el trato NMF se aplica no solo a las importaciones sino también a las exportaciones de un producto a un destino, debe percibirlo con arreglo a la misma tasa sobre las exportaciones de ese producto a todos los destinos. Además la obligación del trato NMF no se limita a los derechos de aduana; también se aplica: A las cargas de cualquier clase impuestas a las importaciones y a las exportaciones; a los métodos de exacción de los derechos de aduana y de esas cargas; a los reglamentos y formalidades relativos a las importaciones y exportaciones; a los impuestos y gravámenes internos sobre los productos importados, y a las leyes, reglamentos o prescripciones que afecten su venta; a la administración de las restricciones cuantitativas en los casos en que tales restricciones estén autorizadas en virtud de las disposiciones relativas a las excepciones.

  • 4. El Trato Nacional: Obliga a cada país a no gravar un producto importado, una vez que ha entrado en el mercado nacional después de satisfacer los derechos de aduana en la frontera con impuestos internos más elevados que los que gravan el producto nacional similar. Dicho de otro modo el principio impone a los países miembros la obligación de dar a los productos importados el mismo trato que a los productos similares fabricados en el país.

Excepciones a la regla de la NMF

La normativa del GATT reconocía que los países pueden reducir los obstáculos arancelarios y de otra índole al comercio con carácter preferencial en virtud de acuerdos regionales. No hay obligación de extender a otros países las tasas más bajas o a la entrada en franquicia aplicable al comercio entre las partes en acuerdos regionales. Estos acuerdos regionales preferenciales constituyen una excepción importante a la regla de la NMF.

Con objeto de proteger los intereses comerciales de los países que no pertenecen a estos acuerdos, el GATT supedita a condiciones muy estrictas la celebración de tales acuerdos.

Esas condiciones prescriben que:
  • Los países parte en un acuerdo regional deben desmantelar los obstáculos arancelarios y de otra índole con respecto a lo esencial de los intercambios comerciales entre ellos.
  • El acuerdo no debe entrañar la imposición de nuevos obstáculos al comercio con otros países.

Tales acuerdos pueden revestir la forma de uniones aduaneras o zonas de libre comercio. En ambos casos el comercio entre los Estados partes se efectúa en régimen de franquicia, mientras que el comercio con otros países sigue sujeto a los tipos arancelarios del trato NMF. En el caso de las uniones aduaneras los aranceles delos países miembros están armonizados y se aplican de manera uniforme a las importaciones procedentes de países no pertenecientes a la unión.

En las zonas de libre comercio los países miembros siguen aplicando, sin armonizarlos, los aranceles consignados en sus listas nacionales.

Análisis del acuerdo del GATT sobre medidas sanitarias y fitosanitarias


El 15 de diciembre de 1993, 117 países pusieron fin a los 7 años de la Ronda Uruguay de negociaciones sobre las normas y condiciones más ventajosas para el comercio mundial, que se llevaron a cabo bajo los auspicios del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y comercio (GATT). El Acuerdo sobre la aplicación de las Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, que constituye uno de los aspectos de las negociaciones, recibió gran atención del público. El Acuerdo se ha servido de los trabajos de la Comisión de Códex Alimentarius y de la Convención internacional de protección fitosanitaria.

En el presente documento se describe el acuerdo, la forma en que se ha desarrollado y sus efectos sobre los consumidores y los productores. Todos los países mantienen medidas sanitarias (salud humana y animal) y fitosanitarias (salud de las plantas) para garantizar que, tanto los alimentos nacionales como los importados sean inocuos para los consumidores y evitar que se propaguen las plagas o enfermedades entre los animales y las plantas.

Entre dichas medidas pueden citarse el requisito de que los productos procedan de una zona libre de enfermedades, la inspección de productos importados, el tratamiento específico o la elaboración de los productos, el establecimiento de niveles máximos admisibles para los residuos de plaguicidas o el hecho de permitir solo la utilización de ciertos aditivos en los alimentos.

Los gobiernos aceptan el hecho de que las medidas sanitarias y fitosanitarias pueden acarrear restricciones al comercio. Sin embargo, algunas de estas restricciones van más allá de la necesidad de protección de la salud y se utilizan para proteger económicamente a los productores nacionales. Cuando se reducen otras barreras comerciales, las restricciones sanitarias o fitosanitarias pueden utilizarse como mecanismos proteccionistas, ya que su complejidad técnica hace difícil su puesta en cuestión. El Acuerdo pretende mantener el derecho de los gobiernos a ejercer la protección que consideren oportuna, pero tratando de garantizar que dichos derechos no se usen abusivamente y den lugar a barreras innecesarias al comercio internacional.



GATT y la Industria Farmacéutica

A pesar de los esfuerzos que hace la industria farmacéutica para hacer aparecer como sin importancia los efectos del GATT sobre los precios de los medicamentos, los expertos no dudan en expresar sus preocupaciones al respecto. El planteamiento de los procesos y productos innovadores puede producir un desmedido incremento de los precios de los medicamentos.

Aunque la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (CNUCED) afirma que la protección de la propiedad intelectual producirá efectos favorables en los países en desarrollo no es claro como en estos se incrementarán las innovaciones y como se asegura la transferencia de tecnología. Las innovaciones en medicamentos, tal como se han experimentado en las últimas décadas, se han concentrado mayormente en los mercados de mayor consumo que tienen patologías diferentes a los de los países en vías de desarrollo.

Claro que los mecanismos de mercadeo han tratado -frecuentemente con éxito- instalar el consumo de medicamentos que no son necesarios o muy caros para las poblaciones de los países pobres. Tampoco se sabe como se asegura la transferencia de tecnología que la ven como un efecto de la ampliación de la protección de patentes. Lo que ocurrirá es que se intensificará el proceso de concentración de la investigación y desarrollo en los países desarrollados, dejando en otros, las ultimas fases de la producción de medicamentos y otros solamente importarán productos terminados.

Reformas del GATT


Las primeras reformas importantes del Tratado se ratificaron en 1955. Los países miembros acordaron tomar medidas más severas respecto a los subsidios a la exportación y a la limitación de las importaciones. Durante la década de 1960, el GATT fue reformado de nuevo con el fin de reflejar el creciente interés que los países desarrollados tenían en lo que respecta a los problemas comerciales de los países menos desarrollados. Gracias a estas reformas, los países más desarrollados no estaban obligados por el principio de reciprocidad a corresponder a las concesiones arancelarias hechas por otros miembros. En la Ronda Uruguay se realizó la reforma más importante: la sustitución del GATT por la OMC.

  • Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio

Los gobiernos de del Commonwealth de Australia, Reino de Bélgica, Estados Unidos del Brasil, Canadá, Ceilán, Republica de Cuba, Republica Checoslovaca, Republica de Chile, Republica de China, Estados Unidos de América Republica Francesa, India, Líbano, Gran Ducado de Luxemburgo, Reino de Noruega, Nueva Zelandia, Reinos de los países bajos, Pakistán, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Redecía del Sur, Siria y Unión Sudafricana, reconociendo que sus relaciones comerciales y economizas deben tender al logro de niveles de vida mas alto, a la consecución del pleno empleo y de un nivel elevado, cada vez mayor, del ingreso real y de la demanda efectiva, al a utilización completa de los recursos mundiales y al acrecentamiento de la producción y de los intercambios de productos.

Deseosos de contribuir al logro de estos objetivos, mediante la celebración de acuerdos encaminados a obtener, a base de reciprocidad y de mutuas ventajas, la reducción substancial de los aranceles aduaneros y de las demás berreras comerciales, así como la eliminación del trato discriminatorio en materia de comercio internacional.

  • Trato general de la nación mas favorecidas

Con respecto a los derechos de aduana y cargas de cualquier clase de impuestos a las importaciones o a la exportaciones, o en relación con ellas, o que graven las transferencias internacionales de fondos efectuadas en concepto de pago de importaciones o exportaciones, con respecto a los métodos de exacción de tales derechos y cargas, con respecto a todos los reglamentos y formalidades relativos a las importaciones y exportaciones, cualquier ventaja, favor, privilegio o inmunidad concedido por una parte contratante a un producto originario de otro país o destinado a el, será concedido inmediatamente a todo producto similar originario de los territorios de todas las demás partes contratantes o a ellos destinado.

  • Trato nacional en materia de tributación y de reglamentación interior

Las partes contratantes reconocen que los impuestos y otras cargas anteriores, así como las leyes, reglamentos y prescripciones que afectan al a venta, la oferta para la venta, la compra, el transporte; la distribución o el uso de productos en el mercado interior y las reglamentaciones cuantitativas interiores que Prescriban la mezcla, la transformación o el uso de ciertos productos en cantidades o en proporciones determinada, no deberían aplicarse a los productos importados o nacionales de manera que se proteja la producción nacional.

  • Libertad de transito

Las mercancías (con inclusión de los equipajes) así como los barcos y otros medios de trasportes serán considerados en tránsitos a través de territorio de una parte contratante, cuando el paso por dicho territorio, con o sin trasbordo, almacenanamiento, fraccionamiento del cargamento o cambio del medio del trasporte, constituya solo una parte de un viaje completo que comience y termine fuera de las fronteras de la parte contratante por cuyo territorio se efectué. En el presente articulo el trafico de esta clase se denomina “trafico en transito”.

Habrá libertad de transito por el territorio de cada parte contratante para el trafico en transito con destino al territorio de otra parte contratante o procedente de el, que utilice las rutas mas convenientes para el transito internacional. No se hará distinción alguna que se funde en el pabellón de los barcos, en el lugar de origen, en los puntos de partida, de entrada, de salido o de destino, o en consideraciones relativas a la propiedad de las mercancías, de los barcos o de otros medios de transporte.
Todas la cargas y reglamentos impuestas por las partes contratantes al trafico en transito procedente del territorio de otra parte contratante o destinado a el deberán ser razonables, habida cuenta de las condiciones del trafico.

  • Derechos Antidumping y Derechos Compensatorios

Las partes contratantes reconocen que el dumping, que permite la introducción de los productos de un país a un precio inferior a su valor normal, es condenable cuando causa amenaza un daño importante a una rama de producción existente de una parte contratante o si retrasa de manera importante la creación de una rama de producción nacional.
A los efectos de aplicación del presente articulo, un producto exportado de un país a otro debe ser considerado como introducido en el mercado de un país importador a un precio inferior a su valor normal, si su precio es:

  • Menor que el precio comparable, en las operaciones comerciales normales, de un producto similar destinado al consumo en el país exportador
  • A la falta de dicho precio en el mercado interno de este ultimo, si el precio del producto exportado es: menor que el precio comparable mas alto para la exportación de un producto similar a un tercer país en el curso de operaciones comerciales normales; o menor que el costo de producción de este producto en el país de origen, mas aun suplemento razonable para cubrir los gastos de venta y en concepto de beneficio.

  • Valoración en aduana

El valor en aduana de las mercancías importadas debería basarse en el valor real de la mercancía importada a la que se aplique el derecho o de una mercancía similar y no en el valor de una mercancía de origen nacional, ni en valores arbitrarios o ficticios. El valor real debería ser el precio al que, en un tiempo y lugar determinados por la legislación del país importador, las mercancías importadas u otras similares son vendidas u ofrecidas para la venta en el curso de operaciones comerciales normales efectuadas en condiciones de libre competencia.

En el valor de aduana de todo producto importado no debería computarse ningún impuestos interior aplicable en el país de origen o de exportación del cual haya sido exonerado el producto importado o cuyo importe haya sido o habrá de ser reembolsado.

  • Derechos y Formalidades referentes a la importación y la exportación

Todos lo derechos y cargas de cualquier naturaleza que sean, distintos de los derechos de importación y de exportación y de los impuestos, percibidos por las partes contratantes sobre la importación o la exportación o en conexión con ellas, se limitaran al coste aproximado de los servicios prestados y no deberán constituir una protección indirecta de los productos nacionales ni gravámenes de carácter a la importación o la exportación.

Las disposiciones se harán extensivas a los derechos, cargas, formalidades y prescripciones impuestos por las autoridades gubernamentales o administrativas, en relación con la importación y la exportación y con inclusión de los referentes a:

  • Las formalidades consulares, tales como facturas y certificados consulares
  • Las restricciones cuantitativas
  • Las licencias
  • El control de los cambios
  • Los servicios de estadística
  • Los documentos que han de presentarse, la documentación y la expedición de certificados
  • Los análisis y la inspección
  • La cuarentena, la inspección sanitaria y la desinfección

La Organización Mundial del Comercio (La OMC)


Introducción

La Organización Mundial del Comercio (OMC) es el único órgano internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países.

Su núcleo está constituido por los Acuerdos de la OMC, que han sido negociados y firmados por la mayoría de los países que participan en el comercio mundial. Estos documentos establecen las normas jurídicas fundamentales del comercio internacional. Son esencialmente contratos que obligan a los gobiernos a mantener sus políticas comerciales dentro de límites convenidos. Aunque son negociados y firmados por los gobiernos, su objetivo es ayudar a los productores de bienes y de servicios, los exportadores y los importadores a llevar adelante sus actividades.

El propósito primordial del sistema es ayudar a que las corrientes comerciales circulen con la máxima libertad posible, siempre que no se produzcan efectos secundarios desfavorables. Esto significa en parte la eliminación de obstáculos. También significa asegurar que los particulares, las empresas y los gobiernos conozcan cuáles son las normas que rigen el comercio en todo el mundo, dándoles la seguridad de que las políticas no sufrirán cambios abruptos. En otras palabras, las normas tienen que ser "transparentes" y previsibles.

Como los acuerdos son redactados y firmados por la comunidad de países comerciantes, a menudo después de amplios debates y controversias, una de las funciones más importantes de la OMC es servir de foro para la celebración de negociaciones comerciales.

El tercer aspecto importante de la labor de la OMC es la solución de diferencias. Las relaciones comerciales a menudo llevan aparejados intereses contrapuestos. Los contratos y los acuerdos, inclusive los negociados con esmero en el sistema de la OMC, a menudo necesitan ser interpretados.

La manera más armoniosa de resolver estas diferencias es mediante un procedimiento imparcial, basado en un fundamento jurídico convenido. Este es el propósito que inspira el proceso de solución de diferencias establecido en los Acuerdos de la OMC.

Historia

La OMC fue creada el 1 de enero de 1995, sustituyendo al GATT, en la ciudad de Ginebra, Suiza, donde aún mantiene su sede. Está compuesta por 149 países (diciembre, 2005) y su máxima autoridad es la Conferencia Ministerial, que se reúne al menos una vez cada dos años. Las operaciones cotidianas de la organización están a cargo del Consejo General, del Órgano de Solución de Diferencias y del Órgano de Examen de las Políticas Internacionales.

Sus directores han sido Supachai Panitchpakdi (2002-2005), Mike Moore (1999-2002), Renato Ruggiero (1995-1999) y Peter Sutherland (1995). La OMC funciona básicamente mediante "rondas" de negociación de la Conferencia Ministerial. La "ronda" fundadora fue la Ronda de Uruguay que duró 7 años y medio, desde 1986 hasta 1994.

Con posterioridad se desarrollaron:

1996: 1ª, Singapur. Produce una Declaración Ministerial y otra sobre comercio de productos de tecnología de la información (esta última firmada por 18 miembros)
1998: 2ª, Ginebra. Produce una Declaración Ministerial y otra sobre comercio electrónico.
1999: 3ª, Seattle (también conocida como Ronda del Milenio). La reunión fracasa por las protestas masivas (ver: La batalla de Seattle) y no produce ninguna declaración.
2001: 4ª, Doha. Muy importante. Produce varias declaraciones y decisiones conocidas como "Programa de Doha".
2003: 5ª, Cancún. No logra acordar ninguna declaración debido al desacuerdo de los países desarrollados con la posición del G-21 (integrado por países del Sur) reclamando la eliminación de los subsidios agrícolas en países desarrollados.
2005: 6ª, Hong Kong. Se aprueba una Declaración Ministerial y una Lista de Preguntas a los Ministros que incluye 5 puntos directamente referidos al proteccionismo en la agricultura, y otros 3 sobre productos no agrícolas.
omc.jpg

Funcionamiento

La OMC es el único de los organismos multilaterales con capacidad reconocida para sancionar a los países miembros por el incumplimiento de sus reglas. Lo hace a través del Órgano de Solución de Diferencias (OSD) y sus Paneles de Expertos. Estos Paneles de Expertos actúan como un tribunal cuando un país o grupo de países miembros denuncian a otro país por incumplir algún acuerdo de la OMC. Las resoluciones del Panel de Expertos son vinculantes y pueden derivar en sanciones comerciales. La OMC ha sido a menudo acusada de aplicar sus sanciones de forma desigual, tratando con rigidez a los países de la periferia, mientras que se lava la cara en las potencias económicas del centro. De hecho, no en pocas ocasiones ha resultado que los expertos del Panel de la OSD no son otros que directivos de destacadas empresas transnacionales.

A diferencia de otros organismos multilaterales como el Banco Mundial o el FMI, funciona bajo la máxima de un país, un voto. Las decisiones se toman por consenso: cualquier acuerdo que se alcance en las negociaciones debe ser mediante el consenso “explícito” de todas las partes, de tal forma que cualquier país puede, en teoría, bloquear un acuerdo. A pesar de la apariencia democrática de este proceso de toma de decisiones, alrededor del mismo se despliegan una serie de mecanismos y presiones que convierten la OMC en una institución totalmente antidemocrática.

La OMC, al igual que el GATT, funciona a través de Rondas de Negociación. En cada Ronda se plantean una serie de sectores y subsectores a liberalizar, así como otras cuestiones de funcionamiento e implementación de los acuerdos. A lo largo de las diferentes Rondas (que acostumbran a durar años), la OMC convoca lo que llama Conferencias Ministeriales, donde se toman efectivamente los acuerdos.

Entre conferencia y conferencia se realizan reuniones de trabajo de las diversas comisiones que van limando las diferencias sobre los temas que hay que negociar. A lo largo de la historia del GATT ha habido ocho Rondas de Negociación, y actualmente estamos en medio de la primera Ronda de Negociaciones desde que se creó la OMC, la cínicamente llamada “Ronda del Desarrollo”. Esta Ronda fue iniciada en la Conferencia Ministerial de Doha, en 2001.

Principales Funciones de la OMC

1. Facilitar la aplicación, administración y funcionamiento del Acuerdo por el que se establece la OMC y favorecer la consecución de sus objetivos, también constituirá el marco para la aplicación, la administración y el funcionamiento de los Acuerdos Comerciales Plurilaterales para los Miembros de la OMC que participen en ellos.
2. Foro para las negociaciones entre sus Miembros acerca de sus relaciones comerciales multilaterales.
3. Administrar el entendimiento relativo a las normas y procedimientos por los que se rige la Solución de Diferencias.
4. Administrar el Mecanismo de Examen de las Políticas Comerciales.
5. Cooperar, según proceda, con el Fondo Monetario Internacional y con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y sus organismos conexos

Marco institucional


El Acuerdo de la OMC crea un marco institucional común que abarca al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT 1994), que es jurídicamente diferente al de 1947, porque el primero, en materia de bienes reúne y sintetiza en un solo instrumento las rectificaciones, enmiendas, decisiones, entendimientos y acuerdos diversos relacionados con la interpretación de las disposiciones del Acuerdo General, de esta manera se minimizan las fragmentaciones que se le hicieron al sistema.

También abarca al Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), al Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), los Acuerdos Comerciales Plurilaterales (Acuerdo sobre Compras del Sector Público, Acuerdo sobre el Comercio de Aeronaves Civiles), de aplicación únicamente para los países miembros que los hayan suscrito; el Entendimiento de Solución de Diferencias (ESD).

Por tanto la OMC se constituye en el único órgano internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los Miembros (148 a octubre de 2004), el GATT 94, el AGCS, el ADPIC y el ESD son el núcleo de la este Acuerdo Mundial, porque establecen las normas jurídicas fundamentales del comercio internacional, pues obligan a los Gobiernos a mantener sus políticas comerciales dentro los límites convenidos, si bien fueron negociados y firmados por los gobiernos, su finalidad es ayudar a productores de bienes y servicios, los exportadores y los importadores a llevar adelante sus actividades con transparencia, seguridad y previsibilidad.

Objetivos de la OMC

1. Elevar el nivel de vida de los habitantes de los países Miembros.
2. Asegurar el pleno empleo.
3. Volumen creciente de ingresos y demanda efectiva.
4. Expansión de la producción y el comercio de bienes y servicios.
5. Asegurar a los países en desarrollo y en especial a los Países Menos Adelantados (PMA) una parte creciente del comercio internacional, proporcional a sus necesidades de desarrollo económico.

Miembros y observadores


La OMC agrupa a sus estados miembros, a estados observadores como es el caso de Argelia o Andorra y también a organizaciones como la ONU y el Banco Mundial. La Unión Europea (UE) posee estatus de miembro. Su denominación a efectos de la OMC es, por razones jurídicas, las Comunidades Europeas.

Principios de la OMC

1. Comercio sin discriminación que se plasma en:
  • Trato de la Nación Más Favorecida (TMF). Es el principio básico en el que se asientan los Acuerdos de la OMC por el que un país Miembro que otorga una ventaja, privilegio, favor o inmunidad a otro Miembro, inmediata e incondicionalmente conceder o extender a los demás Miembros.
Esta cláusula es importante porque, entre otras, desde el punto de vista económico significa que cada país se podrá dirigir a la fuente de aprovisionamiento más eficiente para cubrir sus necesidades de importación, desde el punto de vista de política comercial protege el valor de las concesiones y consolidaciones que hacen los Miembros en el momento de su adhesión o como resultado de las diferentes Rondas de negociación y desde el punto de vista constitucional ésta impone un límite de seguridad a las facultades discrecionales delegadas que tienen los Poderes Ejecutivos de los Miembros, en materia de política comercial.
  • Trato Nacional (TN). Exige a los Miembros que no den a los productos importados un trato menos favorable que el que otorgan a sus productos nacionales, este principio tiene que ver con los impuestos internos y las leyes, reglamentos y prescripciones administrativas que afectan a la venta, compra, transporte u otro servicio, a las marcas de fábrica o de comercio, los derechos de autor y las patentes extranjeras y nacionales que afecta al uso de los productos, servicios y derechos de propiedad intelectual.

2. Comercio más libre, de forma gradual mediante negociaciones comerciales, se llevaron a cabo ocho rondas de negociaciones, tal como se explicó, en la actualidad se encuentra en proceso la novena ronda de negociaciones comerciales, que fue lanzada en oportunidad de la Cuarta Conferencia Ministerial en Doha – Katar, en noviembre de 2001 y se la denomina como la “Ronda Doha para el desarrollo”, sobre la ella nos referimos más adelante.

3. Previsibilidad mediante consolidación y transparencia, el compromiso adoptado por los Miembros de no aumentar obstáculos al comercio puede ser tan importante como reducirlo, ya que la promesa permite que los operadores de comercio tengan un panorama más claro de sus oportunidades futuras.

Mediante la estabilidad y la previsibilidad, se alientan las inversiones, se crean empleos y los consumidores pueden aprovechar los beneficios de la competencia: la posibilidad de elegir y precios más bajos. Por medio del sistema multilateral de comercio los Gobiernos tratan de dar estabilidad y previsibilidad a las actividades económicas y la transparencia tiene que ver con el conocimiento que deben tener los Miembros de la OMC sobre la legislación que adopta un país.

4. Fomento de la competencia leal. Si bien las normas sobre no discriminación, NMF y trato nacional, tienen por finalidad establecer condiciones equitativas de comercio, este muchas veces puede verse afectado por medidas dumping y subvenciones que tienen por objeto de ganar y posesionarse de los mercados, desplazando a la producción nacional, por tanto las normas tratan de determinar lo que es leal o desleal, y cómo los gobiernos pueden responder, en particular mediante la aplicación de derechos de importación adicionales que corrijan las distorsiones causada por este tipo de prácticas que en el primer caso es aplicado por las empresas y el segundo por los Gobiernos.

5. Promoción del desarrollo y la reforma económica. Varios autores señalan que el sistema de la OMC contribuye al desarrollo y reconocen que los Países Menos Adelantados (PMA) necesitan flexibilidad para aplicar los Acuerdos de este organismo mundial, así como de los propios textos de los Acuerdos incorporan las disposiciones anteriores del GATT-47, que prevén una asistencia especial y concesiones comerciales para los países en desarrollo.

Esto debido a que más de tres cuartas partes de los Miembros de la OMC son países en desarrollo y países en proceso de transición hacia economías del mercado. Durante los siete años y medio que duró la Ronda Uruguay, más de 60 de esos países aplicaron autónomamente programas de liberalización del comercio. Al mismo tiempo, los países en desarrollo y las economías en transición fueron mucho más activos e influyentes en las negociaciones de la Ronda Uruguay que en ninguna ronda anterior.

Críticas

Los países del Sur han denunciado repetidamente las irregularidades en los procesos de negociación en el seno de la OMC. Mantener posiciones extremas hasta el último momento para conseguir acuerdos intermedios, negociar en pequeños grupos de países marginando a los países menos “importantes” (“sala verde”), ofrecer beneficiosos acuerdos bilaterales a ciertos países para que acepten un acuerdo más global, presiones, coerciones, amenazas... Son todas ellas estrategias comunes en las negociaciones en el seno de la OMC. La relación desigual entre los países ricos y la mayoría de países empobrecidos es un factor determinante en este tipo de negociaciones.

Ningún país empobrecido está en disposición de hacer frente unilateralmente a un bloqueo de las negociaciones. Cada país tiene por lo menos un punto vulnerable en su relación con EE.UU y/o Japón. Puede ser en exportaciones, ayuda, deuda, préstamos del FMI... Como demostraron los países del Sur en la Conferencia Ministerial de Cancún con la creación del G23, la única forma de contrarrestar este tipo de estrategia es hacerle frente unidos.

Un ejemplo de la irregularidad en el funcionamiento de la OMC es la forma en que se producen los documentes que deben ser aprobados en las Conferencias Ministeriales o por las comisiones de trabajo, incluida la propuesta de declaración final de la Conferencia Ministerial. Estos documentos deberían ser producidos entre los representantes de todos los miembros, en comisiones. Últimamente parece ser que son los jefes o moderadores de las diferentes comisiones quienes elaboran las propuestas, de modo que mientras simplemente deberían facilitar las negociaciones entre miembros, las “interpretan” y presentan su versión... que casualmente acostumbra a coincidir con la que favorece a los países ricos.

Además, estos documentos no siempre se elaboran con el tiempo suficiente para estudiarlos y evaluarlos, sobre todo para aquellos países con menos recursos que cuentan con menos técnicos a su disposición.

En la última Conferencia Ministerial de Cancún, la propuesta de la declaración final fue entregada a los delegados sólo 30 horas antes de la hora límite para alcanzar un acuerdo. “Un documento que cubre las regulaciones sobre el comercio mundial sobre bienes y servicios es distribuido a contrarreloj, ignorando las reclamaciones de muchas naciones del Sur y en un clima de presión. Las delegaciones estuvieron discutiendo hasta altas horas de la madrugada.

Esta es una forma de funcionar que ni siquiera se ve en una asociación vecinal o parroquial, pero que es usual dentro de la OMC: así se llevan los asuntos del comercio global” (Eduardo Gudynas, Desarrollo, Economía, Ecología y Equidad América Latina, 15/09/03).

Uno de los mecanismos más criticados son las llamadas negociaciones "de sala verde" ("green room"), un sistema de reuniones informales establecidas durante la Ronda de Uruguay, llamadas así por el color de la habitación donde se realizaban. En estas reuniones, un número reducido de países con interés en el tema que va a ser negociado se encontraban para llegar a un acuerdo que, más tarde, había de ser ratificado por consenso por todos los países miembros (entre los cuales hay muchos que no han sido invitados a las reuniones).

Este mecanismo se repitió en Seattle, y fue uno de los motivos más importantes del fracaso de la conferencia, ya que los países africanos y otros de la periferia se plantaron ante esta situación y se negaron a ratificar la declaración final (en la negociación de la cual no habían participado, ya que habían sido marginados de las negociaciones "de la sala verde" durante toda la conferencia). La OMC tiene una tendencia fuera de lo normal a las reuniones informales off the record, ya que este mecanismo se ha vuelto a repetir en Doha y Cancún.

Solución de diferencias

El procedimiento de solución de diferencia es la piedra angular del sistema multilateral de comercio y una contribución excepcional de la OMC a la estabilidad de la economía mundial. Sin un medio de solución de diferencias el sistema basado en normas seria menos eficaz, puesto que no podrían hacerse cumplir las normas .

El procedimiento de la OMC hace hincapié en el imperio de la ley y de mayor seguridad y previsibilidad al sistema de comercio. Se basa en normas claramente definidas y se establecen plazos para ultimar el procedimiento. Las primeras resoluciones las adopta un grupo especial y las respalda (o rechaza) la totalidad de los miembros de la OMC, es posible apelar basándose en cuestiones de derecho.

Ahora bien, lo importante no es dictar sentencia; la cuestión prioritaria es resolver las diferencias, de ser posible mediante la celebración de consultas. En julio de 2005 solo en 130 de los 332 casos planteados se había llegado al final del procedimiento del grupo especial.

En cuanto al resto, en la mayoría de los casos se había notificado su solución “extrajudicial” o seguían siendo objeto de un prolongado proceso de consultas, algunos desde 1995.

Principios: equidad, rapidez, eficacia, aceptabilidad mutua

Las diferencias que surgen en la OMC se refieren esencialmente a promesas incumplidas. Los miembros de la OMC ha convenido en que, cuando estimen que otros miembros infríngelas normas comerciales, recurrieran al sistema multilateral de solución de diferencias en vez de adoptar medidas unilateralmente, ello significa seguir los procedimientos convenidos y respetar los dictámenes emitidos.

Surge una diferencia cuando un país adopta una política comercial o toma una medida que otro u otros miembros de la OMC consideran infringen las disposiciones de la organización o constituye un incumplimiento de las obligaciones contraídas. Un tercer grupo de piases puede declarar que tiene interés en la cuestión, lo que le hace acreedor a ciertos derechos.

En el antiguo GATT existía ya un procedimiento de solución de diferencias, pero no preveía plazos fijos, era mas fácil obstruir la adopción de la resoluciones y en muchos casos pasaba mucho tiempo sin que se llegara a una solución concluyente. El acuerdo de la ronda de Uruguay estableció un procedimiento mas estructurado, con etapas mas claramente definidas. Implanto una mayor disciplina en cuanto al tiempo que debía tardarse en resolver una diferencia, con plazos flexibles para las diversas etapas del procedimiento.

En el acuerdo se hace hincapié en que para que la OMC funcione eficazmente es esencial la pronta solución de las diferencias.
Se establece con gran detalle el procedimiento y el calendario que han de seguirse al resolver las diferencias. Un caso que siga un curso completo hasta la primera resolución no debe durar normalmente mas de un año aproximadamente, 15 meses de haber apelación. Los plazos convenidos son flexibles y si se considera que un caso es urgente (por ejemplo, si se trata de productos perecederos) se acelera en la mayor medida posible su solución.

Por otro lado, el acuerdo de la Ronda Uruguay hace también que sea imposible que el país que pierda un caso obstruya la adopción de la resolución. Con arreglo a anterior procedimiento del GATT, las resoluciones únicamente podían adoptarse por consenso, lo que significaba que una sola objeción podía bloquear la adopción.

Actualmente la resolución se adopta automáticamente a menos que haya consenso para rechazarla; es decir, si un país desea bloquear la resolución tiene que lograr que comparta su opinión todos los demás miembros de la OMC (incluido su adversario en la diferencia).

Aunque el procedimiento es en gran parte análogo al de un tribunal o corte de justicia, la solución preferida es que los países afectados examinen sus problemas y resuelvan las diferencias por si solos. Así pues, la primera etapa es la celebración de consultas entre los gobiernos partes en la diferencia y, aun cuando el caso siga su curso y llegue a otras etapas, sigue siendo siempre posible la celebración de consultas y la mediación.

Como se resuelven las diferencias


La solución de diferencias es de la competencia del órgano de solución de diferencias(el consejo general bajo otra forma), integrado por todos los miembros de la OMC. El órgano de Solución de diferencial tiene la facultad exclusiva de establecer “grupos especiales” de expertos para que examinen la diferencia y de aceptar o rechazar las conclusiones de dichos grupos especiales o los resultados de las apelaciones. Vigila la aplicación de las resoluciones y recomendaciones y tiene potestad para autorizar la adopción de medidas de retorsión cuando un país no respeta una resolución.

Ø Primera Etapa: Consultas (hasta 60 días), Antes de adoptar cualquier otra medida a los países partes en la diferencia tiene que mantener conversaciones para ver si se pueden resolver sus diferencias por si solos. Si este intento fracasa, pueden también pedir al Director General de la OMC que trate de ayudar de cualquier otro modo.

Ø Segunda Etapa: El grupo especial (hasta 45 días para la constitución del grupo especial, mas seis meses para que este concluya su labor). Si en la consultas celebradas no se llega a una solución satisfactoria, el país reclamante puede pedir que establezca un grupo especial. El país “en el banquillo” puede obstruir la constitución del grupo especial una vez, pero no puede volver hacerlo cuando el Órgano de Solución de Diferencias se reunía por segunda vez (a no ser que haya consenso contra la constitución del grupo especial).

Ø Oficialmente: El grupo especial al órgano de solución de diferencias a dictar resoluciones o hacer recomendaciones, pero como su informe únicamente puede ser rechazado por consenso en el Órgano de Solución de Diferencias, es difícil revocar sus conclusiones. Dichas conclusiones deben basarse en los acuerdos invocados.

Ø Normalmente: Debe darse traslado del informe definitivo del grupo especial a las partes en la diferencia en un plazo de 6 meses. En caso de urgencia, por ejemplo de tratarse de productos perecederos, ese plazo se reduce a 3 meses.
En el acuerdo se describe concierto detalles como deben actuar los grupos especiales. Las principales etapas son las siguientes:

  • Antes de la primea audiencia: Cada parte en la diferencia expone sus argumentos, por escrito, la grupo especial.
  • Primera audiencia: El país reclamante y la parte demandada expone sus argumentos: el país reclamante o los países, como así el país demandado y los terceros que hayan anunciado tener interés en la diferencia exponen sus argumentos en la primera audiencia del grupo especial.
  • Replicas: Los países afectados presentan replicas por escrito y exponen verbalmente sus argumentos en la segunda reunión del grupo especial.
  • Expertos: Cuando una parte en la diferencia plantea cuestiones de carácter científico o técnico, el grupo especial puede consultar a expertos o designar un grupo consultivo de expertos para que prepare un informe al respecto.
  • Proyecto Inicial: El grupo especial de traslado de los capítulos expositivos (hechos y argumentación) de su informe en ambas partes en la diferencia y les da un plazo de dos semanas para formular observaciones. En este informe no se incluyen las constataciones y conclusiones.
  • Informe Provisional: A continuación, el grupo especial de traslado de u informe provisional (en el que se incluyen sus constataciones y conclusiones) a ambas partes y les da un plazo de una semana para que soliciten u reexamen .
  • Reexamen: El periodo de reexamen no debe de exceder de dos semanas. Durante ese tiempo el grupo especial puede celebrar nueva reuniones con las dos partes en la diferencia.
  • Informe Definitivo: Se lo envía el informe definitivo a las partes en la diferencia y tres semanas mas tarde, se distribuye a todos los miembros de la OMC. Si el grupo especial decide que la media comercial objeto de la diferencia constituye una infracción de un acuerdo de la OMC, recomienda que s e ponga en conformidad con dichas disposiciones. El grupo especial puede sugerir la manera en que podría hacerse.
  • El informe se convierte en una resolución: Transcurrido 60 días, el informe se convierte en una resolución o recomendación del Órgano de Solución de Diferencias, a no ser que se rechace por consenso. Ambas partes en la diferencia pueden apelar (y en algunos casos ambas lo hacen).

Apelaciones

Una y otra parte pueden apelar contra la resolución del grupo especial. A veces lo hacen ambas. Las apelaciones han de basarse en cuestiones de derecho, por ejemplo una interpretación jurídica; no es posible examinar de nuevo las pruebas existentes ni examinar nuevas cuestiones.

Cada apelación es examinada por tres miembros de u órgano permanente de apelación establecido por el Órgano de Solución de Diferencias e integrado por siete miembros representativos en términos generales de la composición de la OMC. Los miembros del órgano de apelación son nombrados por un periodo de cuatro años. Deben ser personas de competencia reconocida en derecho y comercio internacional que no estén vinculadas a ningún gobierno.

La apelación puede dar lugar ala confirmación, modificación o revocación de las constataciones y conclusiones jurídicas del grupo especial. Normalmente la duración de l procedimiento de apelación no deberá ser superior a 60 días y en ningún caso excederá de 90 días.

El órgano de solución de diferencia tiene que aceptar o rechazar el informe del examen en apelación en un plazo de 30 días; únicamente puede rechazarlo por consenso.


Categorías: Comercio | Derecho | Negocios

Ayudados a mejorar no te lleva mas de 2 minutos AQUI