• La evolución política durante la década del 30
Para empezar, la década del 30 fue denominada como la “década infame”, por cuanto con este adjetivo se intentaba representar gran parte de las acciones llevadas a cabo por parte del gobierno durante ese período. Además de esta denominación, algunos consideraban que el nombre indicado para esta época era “neoconservadurismo” ya que pensaban que en este siglo, el conservadurismo no tenía las mismas características que en el anterior. Otros en cambio, llamaban a este período “la restauración oligárquica” o “la restauración conservadora”, ya que su ideología se basaba en creer que el golpe de Estado contra Irigoyen fue un factor detonante, para la vuelta de poder de cierta clase de “notables”.

Luego de haber presentado el tema, se comenzará a explicar la evolución política durante la “década infame”. Principalmente, esta década comenzó a llamarse de esta manera a partir del 6 de septiembre de 1930, cuando un golpe militar, encabezado por Uriburu, destituye al régimen democrático de Irigoyen, haciendo “volver” de este modo, a los antiguos conservadores y oligarcas que defendían el modelo agro-exportador. Dentro de este golpe, había dos ramas: una estaba liderada por Agustín P. Justo el cual tenía como objetivo volver al orden político anterior a 1916, mientras que la otra constaba de una tendencias fascista, que deseaba implantar el régimen de Mussolini, basado en el corporativismo.

Jose Felix Uriburu.jpg
Jose Felix Uriburu
Antes de profundizar en el gobierno de Uriburu, es importante hacer hincapié en el contexto histórico a nivel mundial: una verdadera crisis económica causada por la caída de la bolsa de Wall Street daba lugar al nacimiento de gobiernos autoritarios que derrocaron a aquellos democráticos, como el fascismo y el nacionalsocialismo. Por otro lado, esta crisis traía consigo varias consecuencias como por ejemplo, una gran recesión mundial, caída de la producción, de los salarios, desocupación, reducción de las exportaciones y falta de créditos internacionales. A pesar de que esta situación era en la que se encontraban las grande potencias (como EEUU), Argentina también sufría varias de ellas debido a la crisis.


Este golpe logró que Uriburu se mantuviese en el gobierno durante 18 meses. Durante ese corto lapso de tiempo impuso varias medidas relevantes: implantó el estado de sitio, el cual representa un concepto equivalente al de estado de guerra y por ello se dan a las fuerzas armadas facultades preponderantes para los actos de represión. También, aplicó la Ley Marcial, la cual se define como la aplicación discrecional de normas militares excepcionales a la represión de las sublevaciones internas, garantizando la impunidad de las tropas intervinientes por los excesos que pudieran cometer. Por otro lado, disolvió el Congreso, intervino las provincias y universidades, persiguió a los opositores, e intentó modificar la Ley Sáenz Peña. Mediante estas medidas, se puede observar claramente como el gobierno de Uriburu se caracterizó por ser altamente autoritario y represor.

En 1931 se realizaron elecciones para gobernador de la provincia de Buenos Aires, resultando ganador el partido radical. El gobierno golpista no pudo aceptar esta derrota y decide anular las elecciones, argumentando un fraude electoral. La política de J. P. Justo forma la Concordancia (un partido político formado por la unión de diversas fuerzas, como los socialistas, comunistas, conservadores, radicales no personalistas). El vicepresidente propuesto era Julio Argentino Roca hijo. La Concordancia le ganó al partido de Lisandro de la Torre y Nicolás Repetto (la alianza conocida como la Alianza Civil). De este modo, Agustín P. Justo militar, ingeniero civil y conservador llega al poder. Es importante tener en cuenta, que el fraude electoral fue realizado debido a que los golpistas odiaban al radicalismo, considerándolo como “la chusma”.

Durante este gobierno, ocurrieron algunas situaciones realmente relevantes. Por ejemplo, a nivel internacional, Inglaterra, país que siempre tuvo una estrecha relación comercial con Argentina, tomó medidas nacionales, que protegían a la industria inglesa y dejaba de lado la compra de carnes y cereales a nuestro país. Esta medida perjudicaba notablemente a los terratenientes, ganaderos y hacendados, frigoríficos, estancieros, dueños del poder económico y político del país, por lo que estos comenzaron a presionar al gobierno para que realice algo con tal de asegurar su bienestar económico. Ante esta protesta, el gobierno tuvo una respuesta: una comisión encabezada por Julio Argentino Roca hijo, se dirigió a Europa y firmó el famoso tratado de Roca-Runciman, en donde Argentina le concedía todo de tipo de beneficios y protecciones a las empresas inglesas que mantuvieran su relación comercial con los poderosos de Argentina.

Las elecciones que siguieron a las del año 1931 fueron las del 38', fraudulentas, mediante las cuales llegan al poder por la Concordancia, Roberto Ortiz y Ramón Castillo. Más tarde, Ortiz se apoyaría en un conservador salteño, Robustiano Patrón Costas, para fundar el GOU (grupo de oficiales unidos). Este grupo también llevará a cabo un golpe militar en 1943 que dará la presidencia a Pedro Ramírez, el cual tendrá como Ministro de Guerra a Juan D. Perón, el cual se convertirá en presidente de la Argentina

Para concluir, recurrimos al hecho de poder sintetizar la historia de Argentina bajo una repetitiva sucesión de derrocamiento de gobiernos democráticos e idealistas por aquellos conservadora, autoritaria, sanguinaria. Llama la atención que no fuera posible terminar con el golpe de Uriburu bajo medidas diplomáticas, sino teniendo que recurrir a otro golpe para quebrar el anterior. Luego de esta "racha" de malos gobernantes y gobiernos efímeros y problemáticos apareció una nueva figura política que se constituyó como un líder para el sector mas grande de la sociedad argentina, el obrero.

Crisis de 1929 en Argentina


  • Causas

Con respecto a las causas internas, dentro del ámbito económico existía en Argentina el Modelo Agro-exportador (MAE), el cual dependía de exportaciones, importaciones y capital extranjero. Es decir, mientras los países que demandaban los productos no produjeran por sí mismos, como ocurría durante la Primera Guerra Mundial o tuvieran el capital suficiente para comprar a Argentina, el sistema era eficiente, pero cuando los países se enfrentaran a una crisis económica como la que comenzó en EEUU en 1929, el modelo fracasaría.

Además, como ejemplo de la dependencia de las importaciones y el capital extranjero, para el traslado de la carne al puerto fue necesaria la expansión de la vía férrea, la cual trajo grandes deudas al Estado, como también ocurrió con los frigoríficos de capital extranjero. Asimismo, el MAE en vez de favorecer a los pequeños productores se caracterizó por la consolidación de una estructura latifundista y a su vez favoreció a la superproducción ya que, una vez terminada la Primera Guerra Mundial, la demanda europea disminuyó. Es decir que el MAE entonces aportó a la concentración de la riqueza, el endeudamiento del Estado, la superproducción y la dependencia, causas fundamentales de la crisis.

En cuanto a las causas económicas externas, la economía argentina se vio afectada por una disminución de los precios internacionales de las materias primas, dado por la superproducción en países referenciales como EEUU Y Gr Br, la modificación de ámbitos alimenticios, reemplazo de tejidos de algodón por sintéticos y surgimiento de nuevos países productores de materias primas como Canadá y Australia, o sea, competencia económica.

Paralelamente, por la crisis de Wall Street, los países influyentes en el comercio argentino, EEUU y Gra Bretaña, optaron por una política proteccionista, excluyendo a los productos argentinos del mercado internacional. Consecuentemente, como los ingresos del Estado dependían principalmente de los impuestos aduaneros, las exportaciones disminuyeron notablemente con las importaciones y la entrada de divisas.

  • Consecuencias de la crisis
La crisis económica mundial afectó a la Argentina tanto a su economía, su política y su ámbito social.

En cuanto a las consecuencias económicas, se puede decir que hubo una gran disminución tanto de las importaciones (24%) así como también de las exportaciones (36%), es decir que los ingresos al país disminuyeron. A su vez, hubo un déficit comercial ya que la producción se mantenía estable pero cada vez se compraba menos. Asimismo, la recaudación de impuestos por parte del Estado se vio agudamente disminuida pero el Estado se veía obligado a no disminuir sus gastos porque si no perdería el apoyo de la población. Por otra parte, el gobierno argentino optó por seguir pagando sus deudas, lo que produjo un déficit en la balanza de pagos. También disminuyeron las reservas de oro porque era la única forma de pagar al extranjero, es por eso que hay una devaluación de la moneda sumada a la inflación consecuente. Además, los productores rurales quebraron, viéndose mayormente afectados los arrendatarios y en menor medida los terratenientes. Por otro lado, las industrias se ven obligadas a despedir trabajadores, y quiebran por falta de insumos importados, es decir lo necesario para llevar a cabo la producción. Esta gran disminución de empleo afectó en el ámbito económico en el hecho de que se rompe el ciclo de consumo desde que los trabajadores pierden el ingreso que les permite consumir y a la empresa seguir produciendo y seguir pagando salarios. Además, los bancos también entran en crisis y quiebran debido a que los arrendatarios no pueden pagar sus deudas.

Con respecto al ámbito social, se puede hablar de seis grandes consecuencias. En primer lugar, se produjo un aumento en la desocupación, más específicamente, un 28% en la población urbana y un 44% en el sector rural. A su vez, se produjo un movimiento migratorio del campo a la ciudad que llevó al surgimiento de villas de emergencia en la ciudad, lo que derivó a una gran disminución de la calidad de vida. Por otra parte, hubo un gran aumento de la pobreza, que acarreó un aumento de la desnutrición, de las enfermedades y de la delincuencia. También los salarios se vieron disminuidos. Por ejemplo, en 1929 el salario básico era de $ 100 mientras que en 1934 pasó a ser de $ 77. Sin embargo, paralelamente, la canasta familiar aumentó notablemente disminuyendo el consumo. Como quinta consecuencia, nos encontramos con la sanción de leyes antiinmigratorias, diferenciándose de la política anterior, que hace que disminuya el flujo de llegada de inmigrantes. Finalmente, se puede decir que disminuyó el nivel del conflicto social ya que no se desarrollaban muchas huelgas por miedo a perder el empleo.

Con respecto a las cuestiones políticas, como consecuencia de la crisis económica mundial, se produjo en Argentina el primer Golpe de Estado el 6 de octubre de 1930 por parte del presidente Uriburu. Esto se ocasionó debido al descontento de la oligarquía, quien ya no confiaba más en el radicalismo, que no tenía dinero pero lo seguía gastando, ni lo apoyaba porque no mantenía los sueldos de los puestos otorgados. Además, la principal causa económica del golpe de Estado era el miedo de la oligarquía a ser perjudicados por las medidas tomadas para salir de la crisis. Es por eso que se produce una reconstitución oligárquica en la cual los grandes terratenientes vuelven a tomar el poder. Entonces, Uriburu realiza un golpe cívico-militar en el cual no es apoyado por las Fuerzas Armadas e Yrigoyen no hace frente al golpe rindiéndose fácilmente.

En conclusión, creemos que así como en Estados Unidos la década del ’20 se caracterizó por un crecimiento económico importante pero irreal significó un gran crecimiento a nivel cultural así como se reflejó en el Charleston, en Argentina, los años ’20 representaron el auge del modelo agro-exportador y un gran esplendor a nivel culturar. En nuestro país en esta época se produjeron importantes transformaciones en las formas de vida de la sociedad argentina que se debieron a la llegada de inmigrantes, la renovada prosperidad económica y la reducción de la jornada laboral. En vez del Charleston, el tango se convirtió en la música popular, se construyeron grandes edificios y todo pareció color de rosas. Sin embargo, así como la crisis del ’29 generó en Estados Unidos un cambio político claro en el que los Demócratas fueron remplazados por los Republicanos, en Argentina, también existió un cambio político un poco más extremo en donde lo popular fue reaplazado por lo nacionalista conservador. La década del ’30 fue recordada como la década infame en Argentina y en Estados Unidos fue símbolo de la Gran Depresión, debido a las grandes consecuencias económicas y sociales que repercutieron en estos países desde 1929.

  • Industrialización por Sustitución de Importaciones
En la segunda mitad de “los años locos” (década del 20), el movimiento industrial había logrado un notable aumento y junto a ello, un gran crecimiento en la importación de maquinarias. Tales como, equipos para la industria, de metales, de alimentos y textiles. Todo esto gracias a las inversiones llevadas a cabo por potencias extranjeras como los Estados Unidos, Alemania y las grandes empresas de capitales Argentinos como Bunge y Born.

Con la caída de la bolsa de Wall Street, se produjo una fuerte caída en las inversiones de las empresas extranjeras, trayendo como consecuencia un fuerte crecimiento del desempleo y el fin del modelo agro-exportador. Este nuevo escenario económico mundial, trajo un cambio obligado en la política económica Argentina dando paso, a una política de sustitución de importaciones de una manera poco planificada, lo que traería consecuencias económicas en el futuro del país. Este proceso es conocido como “industrialización por sustitución de importaciones” (ISI), pretendía reducir las importaciones debido a que los valores de los productos primarios producidos en el país habían bajado bruscamente en los mercados internacionales provocando consecuentemente, una disminución significativa en la entrada de divisas a la Argentina.

Para ello, era necesario incentivar la inversión industrial a través de políticas económicas como el proteccionismo, fácil acceso a crédito e invertir en infraestructura productiva a largo plazo. Así, el gobierno de Ortiz, perteneciente al partido de la Concordancia (unión de conservadores y antipersonalistas), se desligaba paulatinamente del liberalismo y competía ahora con los Estados Unidos cuya situación no era del todo firme. Esta competencia sin embargo, se limitaba. EEUU contaba con un mercado tan competitivo que Argentina perdía una considerable suma de clientes, por lo que la exportación se centró básicamente hacia países limítrofes, además del mercado interno. A su vez, la nueva maquinaria instalada en el país en la etapa anterior, favoreció el desarrollo del sector. Entonces, los capitales extranjeros que antes se usaban para importar, ahora son usados para la producción local. De esta manera, se hizo más rentable la producción nacional.

Los sectores más beneficiados en este período fue la industria textil y la de alimentación. Esto no debe sorprender ya que la argentina era un exportador de materias primas y lo que se estaba haciendo con los capitales extranjeros y con los grandes capitales nacionales era abastecer al mercado interno de productos que eran fácilmente elaborables con las materias primas que antes se exportaban. A esto se debe agregar el comienzo de la industria del caucho, eléctrica y metalúrgica.

Este cambio en la política economía Argentina seria el comienzo de un nuevo orden social, donde el crecimiento industrial se va a ver acompañado por una insipiente lucha de las clases obreras que culminaran con la llegada al poder de gobiernos apoyados por estas. En los alrededores de las grandes ciudades como la Capital Federal, se creo un gran cinturón industrial donde se concentraban la industria alimenticia y textil, principalmente. A pesar de la disminución del desempleo, todavía no se lograban conseguir mejoras para los trabajadores, es por eso que vivían hacinados y con sueldos muy pobres; razón por la cual vemos que se movilizan nuevamente las actividades sindicales con las huelgas.

Una de las causas principales de la industrialización como sustitución de las importaciones fue la continua dependencia que se mantenía con Gran Bretaña, razón por la cual el gobierno opto por mantener una política de proteccionismo lo que dio por resultado una menor subordinación a los capitales extranjeros, ya que solo significaban un 50% de la producción total de las industrias. Es decir que con el sistema de sustitución de importaciones se generó no solamente una menor dependencia de la entrada de divisas por exportaciones, sino que se fue logrando una reducción de la desocupación.

Política Económica


En 1932, el gobierno conservador proclamó que para combatir la crisis había que proteger las fuentes genuinas de la riqueza. Pero daba la casualidad que las fuentes de la riqueza eran propiedad de los hombres que estaban en el gobierno, los grandes inversores y estancieros, los que estaban vinculados con el comercio internacional de la carne. Este fue uno de los ejes de la superación de la crisis económica.

Gobierno Provisional de 1930.jpg
Gobierno Provisional de 1930
Una de las principales medidas fue una enérgica intervención del Estado en los circuitos económicos mediante la creación del Banco Central, que nació como una autoridad que debía regular todo lo que pasara en materia monetaria y cambiaria. Se constituyó como una reunión de los bancos públicos y privados que tendría a su cargo la dirección de la política bancaria. Además se creó el control de cambios, y se controló la política de créditos. Esto significó una ingerencia del Estado, a través del Banco Central, en el territorio bancario y monetario que antes había sido libre e irrestricto. Pero quien tomó a su cargo el Banco Central, Raúl Prebsich, se movió con prudencia y la entidad tuvo una actuación respetable, moderadora, que fue uno de los factores que permitió la superación de la crisis en un período relativamente breve. A la vez, se decidió no establecer una política de inflación o de desvalorización de la moneda. Costaba mucho obtener un peso, pero quien lo conseguía tenía la seguridad de que ese peso valía lo mismo hoy que dentro de cinco o diez años, y ése fue un punto de apoyo para que la crisis fuera quedando atrás.


Otro punto fueron las juntas reguladoras, es decir que el intervencionismo de Estado fue total durante la década de 1930. Sin embargo, a través de Federico Pinedo (ministro de hacienda), el gobierno no vacilaba en intervenir de manera muy enérgica en la producción de las materias primas argentinas, con la idea de que solamente la regulación de la producción mantendría precios remunerativos a los productores y de esta forma poder equilibrar la oferta y la demanda de los productos. Fue entonces cuando se volcó vino en Mendoza, se redujeron áreas de cultivo, se trató de que la producción permitiera a los productores agropecuarios salir adelante, entre algunas se destacaban: Junta reguladora de Carne, Junta reguladora del Maíz, Junta reguladora de Trigo, Junta reguladora de Algodón, del vino.

Por otro lado, se realizaron grandes obras civiles, como la Avda. Gral. Paz y 9 de Julio. Y Se creó la Dirección Nacional de Vialidad que construyó miles de Km. de rutas y fue una gran herramienta para disminuir el desempleo.

En 1934, El Congreso aprueba las leyes que establecen vacaciones anuales para los trabajadores e indemnizaciones por despidos. Un año después, nace el Instituto Movilizador de Inversiones Bancarias, destinado a controlar las instituciones bancarias y financieras. Y también el Congreso aprueba la ley que crea la Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires con el fin de proteger las inversiones inglesas ante el crecimiento de las compañías de colectivos.

  • Medidas:

Reforma:
  • Mayor control estatal
  • Instituto Movilizador de Inversiones Bancarias,
  • Recuperación:
  • Creación del Banco Nacional
  • Creación de juntas reguladoras de precios
  • Industrialización por sustituciones
  • Impuesto al rédito y control de cambios
  • Creación de la CGT
  • Creación de la Dirección Nacional de Vialidad

Socorro:
  • Pacto Roca-Runcimann
  • Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires

Fragmento dicho por Julio Argentino Roca, hijo, sobre pacto Roca - Runciman:
“(…) la Argentina por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico. (…) Inglaterra, como la llamamos familiarmente, ha sido nuestra primera amiga, que nos tendió la mano hasta asegurar nuestra independencia cuando todo se conjuraba en nuestra contra y que nos prestó la ayuda de sus capitales cuando, en los pasos iniciales de nuestra adolescencia, apenas éramos dignos de su confianza. Por su importancia económica, la Argentina se parece a un gran dominio británico”
Julio A. Roca (h) 1933.

Véase también



Material Adicional









Categorías: Economía | Historia | Política

Ayudados a mejorar, contesta nuestra encuesta. No te lleva mas de 2 minutos AQUI